¡QUE MAL VENDEMOS LA CALIDAD Y LA GESTIÓN! 2º

Escrito por Esther Vázquez Carrracedo el 05/06/2016

Existen herramientas lean que pueden disminuir considerablemente los tiempos de mano de obra de mantenimiento.

Hoy  voy a centrar el segundo artículo de esta trilogía en otro servicio que se vende muy mal y que está muy de moda: Implantar Lean Manufacturing y Six Sigma en la empresa como herramientas de gestión eficiente.

En esta ocasión nuestro  director de empresa alimentaria asiste a un evento donde  van a hablar de las bondades de Lean Manufacturing y Six Sigma.
 
Los eslóganes grandilocuentes que escucharemos serán del tipo:
•    Conseguirá eliminar todo el desperdicio de su empresa ( a qué se referirá, a los contenedores de basura del exterior?)
•    Reducir costes ( qué costes, a costa de qué?)
•    Conseguirá eliminar defectos ( en dónde, a qué se refiere?)
•    Eliminar cuellos de botella con lo cual la empresa aumentara progresivamente el valor generado (me lo explica por favor)

Y después de este nuevo compendio de frases vacías, volvamos a pensar un poquito en los problemas terrenales o en las verdaderas necesidades de un directivo de empresa alimentaria como podrían ser:
1.    Veo personas sin hacer nada en varias ocasiones a lo largo de la jornada
2.    Me doy cuenta de que en el almacén me caducan algunos productos o bien el material de envasado me queda obsoleto
3.    No sé cuantificar cuánto dinero pierdo cada vez que hago una venta ajustada para sacarme stock de encima
4.    Estoy tratando con un cliente que me exige un volumen de pedido grande y no sé si puedo suministrárselo con los recursos que tengo o si debo invertir en equipos y en mano de obra.
5.    Mis plazos de entrega están por encima de los de mi competencia y esto me hace perder clientes
6.    Acabo de ser consciente de que más de la mitad de nuestros pedidos son entregados fuera de plazo.
7.    Las operaciones de mantenimiento, de puesta a punto de máquinas, de cambio de producto y de averías roban un tiempo productivo excesivo.
8.    Los clientes se quejan porque un día el producto sale de una manera y otro día de otra, no hay uniformidad.
9.    Desconozco la rentabilidad de cada uno de los productos que fabrico; es decir, el coste de los recursos que consumo para poder fabricarlo.
10.    Tengo un problema con la textura de un producto y no damos encontrado dónde puede estar la causa
Son sólo algunos ejemplos. Habréis observado que  me he centrado en problemas relativos la gestión de fabricación de una industria pero problemas similares se pueden plantear en otros departamentos de la empresa. Lean manufacturing y six sigma no sólo aplica a procesos industriales sino que también aplica a servicios( pero esto es otra historia)

Entre lo que se ha dicho en el evento y lo que piensa el directivo parece que hay un abismo. Cabe preguntarse ¿ adoptar las herramientas Lean manufacturing y Six Sigma podría ayudar a ese directivo ? Yo diría que Sí, y explico cómo.

Para contestar voy a ir haciendo la correlación con los problemas o necesidades mencionadas anteriormente por el directivo
1.    Ver personal parado suele significar que la planificación de la producción no está ajustada correctamente a la capacidad de los equipos. Esto se ve muy bien con una de las herramientas lean.
2.    Varias herramientas lean están encaminadas a ajustar la producción a los pedidos con lo cual los inventarios disminuyen y desaparece la probabilidad de que los productos y materiales se  queden obsoletos o me caduquen en el almacén.
3.    Existen herramientas destinadas a reducir stock y a calcular el stock de seguridad. Teniendo en cuenta que un producto finalizado ya ha soportado todos los costes de producción asociados, malvenderlo supone una mayor pérdida de dinero, por ello, y ligado al punto anterior, se intenta disminuir el inventario lo máximo posible.
4.    Aunque parezca increíble, a veces podemos incrementar la producción sin tener que invertir en más equipos ni dedicarle más tiempo. El quid de la cuestión está en planificar correctamente la producción. Y para ello existen varias herramientas lean.
5.    Si el problema no está en incrementar la producción sino en la necesidad de hacerlo en un tiempo menor utilizamos herramientas lean que nos ayudan a visualizar dónde se puede ahorrar tiempo.
6.    En relación con las herramientas que me ayudan a planificar la producción, y si salen las cosas según lo planificado, podremos asegurar un tiempo de entrega al cliente y cumplirlo.
7.    Existen herramientas lean que pueden disminuir considerablemente los tiempos de mano de obra de mantenimiento
8.    Las herramientas six sigma me van a ayudar a reducir la variabilidad en mis productos y con ello fabricaré productos homogéneos en todas las ocasiones.
9.    Aunque hablar de Rentabilidad es hablar de Contabilidad de Costes, este concepto está muy ligado a algunas de las herramientas lean y se trabaja a la par.
10.    Para solucionar el problema de textura de nuestro directivo podemos aplicar six sigma.
Con sólo hacer lo que hemos mencionado en los puntos anteriores la planificación de la producción será mejorada y adaptada a los requisitos del pedido, en calidad, en volumen y en plazos de entrega. Además habremos disminuido el tiempo de producción con la correspondiente reducción de coste de producción. Por otra parte, dispondremos de información sobre coste y rentabilidades lo cual nos ayudará a tomar decisiones comerciales, de adquisición de equipos o de innovación de productos.

Espero haber aclarado un poco lo que Lean manufacturing y Six Sigma pueden hacer por la empresa.

Si te encuentras en una situación similar a la del directivo de este relato no dudes en consultármelo y vemos la manera más idónea de ponerle solución en términos económicos y de prioridades.

Dentro de 7 días publicaré la 3º y última parte de esta trilogía. Me gustaría teneros como lectores. Pero sobre todo me encantará leer vuestros comentarios.


twitter facebook google+ lnkedin
Escrito por:

Esther Vázquez Carrracedo
Directora de EV Consultoría Alimentaria
Ver todos sus posts ->