Exigencia del mercado laboral en la era del conocimiento

Escrito por Brayan Stick Quiñonez López el 29/05/2016

Ninguna nación puede florecer en el mundo moderno sin invertir en su gente

La economía actual, la globalización, la apertura de nuevos mercados, la velocidad de los cambios tecnológicos y la transformación de los saberes han generado que la productividad de las economías modernas dependa directamente de las inversiones direccionadas a la adquisición de conocimientos y habilidades (Becker G. S., 1997).

En respuesta a esto, han sido importantes e indiscutibles las grandes erogaciones de recursos financieros que algunas empresas han tenido que asumir para adiestrar su personal, y dotarlo de una serie de conocimientos y habilidades que les permita mantener una competitividad dentro del mercado, buscando un mayor valor agregado a la hora de producir, comercializar o prestar un servicio, partiendo de que en la era actual en la cual coexistimos, la era del conocimiento, el factor intelectual es componente vital de las organizaciones. (Briceño, 2012)

En esta nueva era se está manifestando de manera exorbitante un nuevo concepto el cual advino en el siglo pasado como “Capital Intangible”, con una definición embozada por la compañía sueca (Skandia, 1955) que dice que este activo intangible es la “posesión de conocimientos, experiencia aplicada, tecnología organizacional, relaciones con clientes y destrezas profesionales que da a Skandia una ventaja competitiva”. Según (Becker, 1964), es el conjunto de las capacidades y experiencias que adquiere un individuo, por la acumulación de conocimientos. Y de acuerdo con (Mathis R. and Jackson, 2008), reflejan el pensamiento o inteligencia, conocimiento, creatividad y toma de decisiones que contribuyan a la organización.

A la luz de lo anterior, a la fecha, no es suficiente contar con un título de pregrado, y mucho menos ser egresado de la mejor universidad del país. No alcanza con ejecutar a cabalidad nuestras tareas asignadas, y no basta realizar nuestro trabajo de manera monótona con pocos cambios en el día, ya que actualmente la profesión, según (Barbero, 2002) “Pasa rápidamente a estar asociada a la creatividad, la iniciativa, la motivación. Se trata de un cambio; no existe la creatividad y la innovación por sí mismas sino dentro del alcance que le fija la lógica de la competencia”.

El conocimiento requerido para sobresalir en el mercado laboral de actual hace que los puestos sean específicos y de poca rotación, por consiguiente, a pesar de que existan muchos postulantes, pocos tendrán las verdaderas aspiraciones para cubrir dicha vacante. Aún, entre esos pocos, será limitado el número de personas que tengan el conocimiento, la iniciativa, la motivación, la actitud, la aptitud, la comunicación, la habilidad para generar relaciones interpersonales y desarrollar el trabajo en equipo necesario para despeñase en el cargo (Belly, 2002). De acuerdo con el mismo autor “Y en el peor de los casos, en que haya un puesto que no requiera conocimientos porque es un trabajo repetitivo y automatizado, seguramente en un futuro cercano sea robotizada esa tarea para no tener un gasto innecesario con un empleado”.

El reto para las organizaciones será hallar y mantener personal calificado y talentoso, generar líneas de acción direccionadas al desarrollo del conocimiento de este, contando con la iniciativa del empleado para aprender y adquirir nuevos saberes aumentando su capital intelectual y su valor en el mercado. Partiendo de la idea expuesta por el premio nobel en economía (Becker G. S., 1997) donde refiere que “Ninguna nación puede florecer en el mundo moderno sin invertir en su gente”.

Bibliografía
Becker, G. S. (1997). Importancia del capital humano. Perfiles Liberales , 40-41.
Briceño, F. M. (2012). El Talento Humano: Un Capital Intangible que Otorga Valor en las Organizaciones. Venezuela.
Skandia. (1955). Estocolmo, Suecia .
Mathis R. and Jackson, J. (2008). Human resource management. . Thomson Learning.
Barbero, J. M. (Abril de 2002). La crisis de las profesiones en la "sociedad del conocimiento". Nomadas 16 .
Belly, P. L. (20 de octubre de 2002). El empleo en la era del conocimiento. Obtenido de www.gestiopolis.com: http://www.gestiopolis.com/empleo-era-conocimiento/
Becker, G. (1964). Human Capital. New York And London: Alianza Editorial.
Franklin, B. (1706-1790). Estadista y científico estodounidense.


twitter facebook google+ lnkedin
Escrito por:

Brayan Stick Quiñonez López
Técnico en asesoría comercial y operaciones en entidades financieras



Ver todos sus posts ->