¿Cómo puedo destacar entre la competencia?

Escrito por Noela Sánchez el 25/01/2016

Crear una buena identidad corporativa, es invertir en el futuro de tu empresa, es creer en los valores sobre los que la has fundado.

Hoy en día es tal la sobrecarga de información, que ese exceso se ha convertido en uno de los principales problemas que se les plantean a los empresarios. ¿Cómo puedo destacar entre la competencia? ¿Por qué un cliente ha de elegirme a mí y no a otros? y es que éstas y otras muchas cuestiones relacionadas, se responden con dos conceptos que cada vez van más unidos: Marketing y Diseño.

Para llegar a nuestros clientes potenciales, primero de todo hay que localizarlos (los expertos del tema hablan sobre buscar el nicho ideal) y después enfocar una estrategia de marketing por y para ellos, pues es una pérdida de tiempo y de dinero, creer que todo el mundo va a estar interesado en nuestro producto. Se necesita captarlos y sobretodo fidelizarlos, ya que es mucho más fácil que un cliente repita que conseguir nuevos.

Y aquí es donde entra en acción el diseño, porque lo que se necesita es destacar sobre la competencia desde la primera toma de contacto. Antes, éste era un tema que se podía relegar más a un segundo plano, porque el mercado era mucho menos agresivo, menos exigente, pero hoy en día, dime que vendes y te diré cuántos hay como tú, por lo que se necesitan buscar factores que marquen esa diferencia con los competidores.

En esta era tan visual, todo es marca, incluso nosotros mismos. Desde que nos levantamos y decidimos que ropa vamos a ponernos, como vamos a peinarnos, hasta lo que comemos. Vendemos una imagen, que es nuestra carta de presentación, y una marca dice lo mismo de un producto o negocio.

Debido a esta competencia feroz, se necesita ese factor de distinción que haga a los posibles clientes fijarse en una empresa antes que en otra. El primer paso es tener un logotipo potente, que llame la atención y que toda la identidad corporativa de la empresa vaya acorde; una web actual, clara, unas tipografías concretas que se utilicen siempre, unas imágenes de buena calidad… cualquier soporte visual que se emplee tiene que mostrar los valores de la empresa, su personalidad, ya que será la primera idea con la que se quede el público y seguramente lo lleve a decantarse por unos o por otros.

Muchas empresas pequeñas todavía no se han dado cuenta de la importancia de dichos factores, ni de los beneficios que aporta una identidad visual potente. Es un pilar fundamental para aportarle valor a la empresa y posicionarla en el mercado. Es necesario invertir en la parte de diseño, bien para crear una marca o rediseñarla y aportarle ese valor de distinción, ya que, desde el primer momento de contacto, el cliente se forma una opinión y debe ser lo más positiva posible.

Producto e identidad visual deben transmitir la misma idea, deben ser coherentes entre ellos y marcar una línea común, sólida, que aporte esa diferencia con la competencia. Cualquier individuo podría describir sin dudar dos segundos multitud de logotipos de sectores completamente dispares. Se han convertido en iconos que recogen todos los valores de la empresa, por lo que vale la pena invertir en profesionales que sepan sobre el tema, que analicen tendencias y competencia, y que ayuden a aumentar cuota de mercado.

En mi opinión, crear una buena identidad corporativa, es invertir en el futuro de tu empresa, es creer en los valores sobre los que la has fundado y querer que todo el mundo la vea de la misma manera que la ves tú, que con tanto esfuerzo la has levantado. Yo apuesto por ella, y ¿tú? ¿Crees ahora que con un buen marketing y un óptimo diseño destacarás sobre la competencia?

Etiquetas

twitter facebook google+ lnkedin
Escrito por:

Noela Sánchez
Diseñadora freelance gráfica y de producto
Ver todos sus posts ->