Economía colaborativa es uno de los 10 conceptos que van a cambiar el mundo

Escrito por Guillermo Taboada el 07/10/2015

Alquilar, compartir, intercambiar y desarrollar los talentos, estos son algunos de los principios de la llamada economía colaborativa.

En un anterior artículo escrito en Mundiario en el mes de septiembre de 2013, señalábamos que el “co” se estaba poniendo de moda y   cooperar, cotrabajo, cocreación, coeficiencia, coproducción, coeducación,… eran algunas de sus manifestaciones.


El escenario que tenemos hoy es bien distinto, empezamos a salir del ciclo recesivo y hay un término que empieza a aglutinar todos esos conceptos mencionados: la economía colaborativa.


Esta nueva época se está desarrollando en un un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo, donde se están concretando unas tendencias que van a definir su esencia:
• La economía colaborativa
• La batalla por el talento: la orientación hacia industrias de conocimiento intensivo pone en énfasis su vital importancia
• La impresión 3D
• La transformación digital y la tecnología que están difuminando las fronteras
• La gestión empresarial pasará de ser un arte a ser una ciencia: organizaciones más grandes, más complejas, demandarán nuevas herramientas para gestionarlas.
• La computación en la nube despega finalmente: el acceso a la información desde cualquier punto del planeta está cambiando la economía del conocimiento
• El poder del individuo estimulará la innovación
• La nómina dará lugar a la relación mercantil
• Las actividades del sector público sufrirán un gran cambio donde la productividad será esencial


El término “Economía Colaborativa” proviene de la expresión inglesa “Sharing Economy”, y fue divulgado separadamente por Lisa Gansky y Rachel Bootsman con Roo Rogers en 2010.


La economía colaborativa puede definirse como una forma de interrelación personal o empresarial en busca de un objetivo común, por medio de la cual se organizan recursos y medios de forma colectiva y con el propósito de obtener sinergias que trascienden el ámbito estrictamente privado y particular.


Alquilar, compartir, intercambiar y desarrollar los talentos, estos son algunos de los principios de la llamada economía colaborativa, uno de los “10 conceptos que van a cambiar el mundo” según la revista TIME.


Una característica común de este nuevo modelo es que todas las iniciativas están basadas en las tecnologías de la información y comunicación, que permiten la creación de redes sociales y portales, donde se pueden realizar interacciones entre individuos de forma masiva.


Destacamos cuatro principios básicos para su correcta comprensión:
• Apertura al conocimiento asociada con la transparencia, el talento, la libertad y la flexibilidad.
• Tendencia a favorecer modelos de organización horizontales donde distintas personas se relacionan en condiciones de igualdad.
• Compartir fomenta la innovación abierta e ideas.
• Utilización de la tecnología para crear redes de trabajo globales, estableciendo alianzas, gestionando diversas culturas y organizaciones.


El Intercambio de ropa, coches compartidos, préstamos económicos, alojamiento de viajeros, trueque de comida, crowdfunding son algunos ejemplos prácticos de esta nueva tendencia.


En el plano personal dos experiencias recientes me han permitido como interim manager experimentar los beneficios de esta nueva tendencia.


Tanto el participar en la creación de ECLOS, una sociedad mercantil de profesionales especialidados en áreas de valor para aportar soluciones integrales, como entrar en VARELA & ASOCIADOS, una agrupación de empresas que ofrece múltiples servicios y productos a las organizaciones de forma coordinada, están siendo experiencias extraordinarias que me enriquecen como persona.
Ellas me han aportado una nueva visión, impresionantes sinergias y adquirir conocimientos especializados al compartir en equipo las realidades del negocio.


¿Qué aportan a la sociedad y a las organizaciones estas nuevas fórmulas?
Esa es la gran contribución a la sostenibilidad, tanto una como en la otra, han incluido en sus misiones el valor sostenible como objetivo estratégico, además de las sinergias alcanzadas, los bajos costes de estructura, la utilización de la tecnología colaborativa, permiten ofrecer servicios de alto nivel a costes asumibles.


Impregnar las organizaciones del concepto de sostenibilidad va a permitir conseguir el equilibrio personal, social, medioambiental y económico, tan necesario.
En definitiva, la economía colaborativa es la opción más interesante para todos los bolsillos.

twitter facebook google+ lnkedin
Escrito por:

Guillermo Taboada
Director de negocio en Interim Manager Consulting
Ver todos sus posts ->