Interim Management, una solución eficaz

Escrito por Guillermo Taboada el 04/03/2014

El INTERIM MANAGEMENT o gestión por transición, es un servicio prestado por una persona de alta cualificación en una o varias especialidades y/o sectores y con amplia experiencia, que se incorpora a la estructura directiva de la empresa durante un tiempo determinado para realizar una misión o proyecto concreto.

Estamos en una nueva época, caracterizada por el cambio, la incertidumbre y la recesión económica, entre otras muchas cosas.

Las empresas buscan adaptarse con rapidez a la situación, afinar sus estructuras, mejorar su productividad, reducir sus costes, desarrollar a las personas para que aporten todo su talento… y todo ello con el menor coste, ya que sus posiciones financieras se han resentido.


Una solución eficaz para abordar todas estas situaciones es la figura del interim manager.


El INTERIM MANAGEMENT o gestión por transición, es un servicio prestado por una persona de alta cualificación en una o varias especialidades y/o sectores y con amplia experiencia, que se incorpora a la estructura directiva de la empresa durante un tiempo determinado para realizar una misión o proyecto concreto.


El plazo de ejecución media de un IM está entre 6 meses y 2 años, en función de los objetivos fijados y la situación de la empresa. Después de este tiempo y cumplidos los objetivos abandona la empresa, dejando a las personas de su equipo capacitadas y formadas para continuar la labor.

 El  perfil senior más común es el siguiente: 

  • 15 años de experiencia
  • Edad media de 52 años 
  • Un 34% provienen de la Dirección General 
  • Un 59% trabajaban en la Industria 
  • Independencia de criterio y objetividad
  • Visión amplia e integradora
  • Enfoque a la acción y los resultados


El origen de esta figura tiene antecedentes en la antigua Roma (publicanos) y en la práctica moderna en Holanda y EE. UU. en los años 70.

 

Actualmente su grado de implantación está creciendo de una forma importante; basta con ver los siguientes datos:

  • En países como Holanda, Estados Unidos, Inglaterra, Bélgica y Alemania, la figura del IM se encuentra bastante asentada en el mercado de trabajo y, en estos momentos, también se está convirtiendo en una figura cada vez más habitual en otros países como Suiza, Italia, Francia o España.
  • En  el Reino Unido, hay 10.000 interim managers censados
  • En España las contrataciones aumentaron un 68% en el 2011; la mayoría son para posiciones de Finanzas e Ingeniería, seguidos de Recursos Humanos y Marketing.


El IM puede responder a necesidades muy diversas: fusiones, reestructuraciones, reflotamiento de empresas… Sin embargo, también puede ser de utilidad en compañías con una estructura gerencial reducida que necesitan a un directivo centrado sólo en un proyecto: el lanzamiento de un producto, un plan de reducción de costes, etc. 


En cualquier caso, su labor profesional se caracteriza por ser el catalizador de un cambio necesario en la empresa, aportando y ejecutando ideas, centrándose en la rentabilidad del cliente y siendo flexible en todo momento.


En cuanto al proceso de implementación de la gestión por transición, el siguiente gráfico nos lo permite ver de forma clara:


Muy importante es detallar las ventajas que aporta, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Experiencia, adquirida en diversos puestos directivos y sectores
  • Objetividad, una visión externa e independiente no condicionada por la historia ni la idiosincrasia de la empresa
  • Eficacia, centrado en la consecución de los objetivos definidos
  • Implementación rápida, seleccionarlo es mucho más rápido que buscar un directivo permanente. Trabajan bajo un contrato que facilita el inicio, el fin o la extensión de su trabajo, de acuerdo con las necesidades de la empresa.
  • Compromiso, permanece en la empresa por el objetivo por el que fue contratado
  • Rentabilidad,solo trabajan durante el tiempo necesario y abandonan la empresa cuando han cumplido su misión, sin representar una carga financiera
  • Rapidez, no es necesario un periodo de aprendizaje al tratarse de un profesional senior
  • Flexibilidad
  • Responsabilidad, es el responsable directo del proyecto
  • Coste controlado, trabaja con honorarios pactados y no genera pagos salariales adicionales
  • Transferencia Know-how, aporta también valor a largo plazo mediante la transmisión de conocimiento al equipo con el que lleva a cabo los objetivos
  • Talento acreditado por su experiencia

 

Por último, quiero destacar un aspecto clave, el plan de salida, su adecuada articulación es imprescindible para que su labor sea completa y la organización no se resienta cuando se vaya.


Parece evidente que el IM está marcando el camino para responder a una demanda creciente y, con la desaparición de algunos prejuicios concernientes a su figura, el rol propuesto por estos profesionales será cada vez más importante para las pymes, grandes empresas y compañías multinacionales.


En España tenemos la suerte de contar con una asociación, con origen en Galicia, la Asociación de Interim Management de España. Es una iniciativa privada, socialmente responsable, promovida por personas sensibilizadas con el futuro, sin ánimo de lucro, cuya misión  es difundir el concepto de IM como alternativa para la generación de empleo, y como herramienta estratégica para las empresas que necesitan afrontar un proceso de cambio.

twitter facebook google+ lnkedin
Escrito por:

Guillermo Taboada
Director de negocio en Interim Manager Consulting
Ver todos sus posts ->